Categorías

Arte Al Límite destaca la trayectoria de Luz María Williamson

La revista especializada de arte destacó en su edición on-line de abril la trayectoria de la artista nacional, socia del Capítulo Chileno del Museo Nacional de la Mujer en las Artes. Compartimos el reportaje de Fabio Neri San Román.

La tradición de la Universidad Complutense de Madrid dice que, luego de defender su tesis doctoral, el alumno debe invitar al jurado a un almuerzo, y Luz María Williamson, luego de hacer su defensa oral el 21 de febrero de 2014, no tuvo más remedio que cumplir. Entre plato y plato, en el restaurante Il Salotto de la calle Velázquez, uno de los jurados, curioso por conocer la labor artística de Luz María en desmedro de la teórica ya conocida, le preguntó al decano: “¿Qué es lo que hace, Luz María?” El ex decano de la facultad, Manuel Parralo, conocía su trabajo pictórico –muy al margen de la tesis que entregó, titulada: Memoria y amnesia sobre la historia reciente del arte en Chile–, y respondió: “Ella ve lo femenino y lo masculino de la naturaleza”. Para comprender la categórica respuesta de Parralo, sin embargo, es necesario remontarse a los inicios artísticos de Luz María Williamson, y sobre todo, a los vaivenes geográficos que su carácter de esposa-de-diplomático fue acumulando sobre su experiencia.

Su primer acercamiento serio al arte fue a los 13 años, cuando su prima, estudiante del Universitario Inglés, la invitó a un taller de grabado que una monja realizaba los sábados. “Ahí la pasión despertó –recuerda Luz María–, nunca me voy a olvidar de la madre Gabriela”. La madre Gabriela González resultó ser además estudiante de arte en la Universidad Católica, institución en la que años más tarde Luz María estudiaría y de la cual, finalmente, egresaría. De esos últimos años universitarios, destaca el comienzo de su aproximación a la temática que aborda hasta el día de hoy. “Lo mío es principalmente el interior de la naturaleza –explica desde su taller en San Carlos de Apoquindo, justo detrás del monasterio de los Benedictinos–, veo el interior de la naturaleza, sus vibraciones, me llama mucho la atención eso”.

Puede resultar complejo comprender cómo Luz María es capaz de llegar a ese lugar recóndito que poseen las flores, a su corazón, pero ella lo soluciona explicando que “tiene algo de ciencia, pero tiene mucho que ver con lo que han dicho personas como el artista Paul Beuchat en 1999. Ese año, él escribió que yo buscaba, como los grandes artistas que quisieron encontrar el alma del ser humano a través de la disección, entender a las flores como sistemas u órdenes, sin ser demasiado geométrico, porque él dice que mi trabajo no es frío, todo lo contrario,  que no disminuye su carga de calidez y afectividad, y que descubro algo que tiene una misión más espiritual: ver el interior de las cosas”. En definitiva, son cuadros de colores tenues, de matices magistralmente desplegados; de pistilos, de estambres; de aura, de vida; son cuadros a través de los cuales la luz de Luz María busca llegar a los recónditos límites de la planta y su flor.

Sin embargo, y aunque el círculo parezca cerrar dulcemente, Luz María no siempre pintó el interior de las flores. Y la razón de estas variantes, más allá de las inquietudes obvias con la que la vida nos sorprende a todos, tuvo que ver con el hecho de que su marido fuera diplomático y tuvieran un constante ir y venir entre países como España, Brasil, Australia, Tailandia y Holanda. En este último, Luz María comenzó a pintar plumas. “Allá es mucho pájaro, mucho cielo, es todo plano entonces no tienen la referencia de la cordillera y de los verdes que suben, allá era todo tan plano que los cielos eran maravillosos, y había muchos pájaros. Entonces me di cuenta de que había pasado de las flores a las plumas, buscando esa descomposición y la vibración que tienen los pelitos de la pluma, y que también tienen algo de dorado y cobre plateado, que vibran con la luz del sol”, cuenta.

Entre gestión y talleres

“Yo creo que es una condición que tengo porque ayudaba mucho a mi marido desde atrás en el tema cultural”, dice Luz María para explicar cómo, cuando volvieron a radicarse en Chile en 1991, aceptó el cargo de Coordinadora General del MNBA, durante la gestión de Nemesio Antúnez. Se quedaría tres años, y entre los proyectos que más destaca, fue el de cuerpos pintados organizado por Roberto Edwards. Recuerda que le dijo a Nemesio Antúnez: “Nemesio, usted ha avalado este proyecto, y esto es absolutamente extraordinario. Si usted lo lleva fuera de Chile con el logo del Bellas Artes, podemos difundir el museo”. A lo que Antúnez contestó: “No lo sé, esto es un proyecto editorial de Roberto Edwards”. Luz María habló con el fotógrafo chileno y terminó siendo la curadora de una exposición que recorrió 34 países, que contó con la participación de 45 artistas chilenos y  la edición de un libro hermoso y pesado cuyos primeros 5.000 ejemplares se vendieron en 3 años. “He estado a cargo de proyectos fantásticos,  y además estoy muy relacionada con el patrimonio, me parece que la única manera de entender y saber de nuestra historia es cuidando el patrimonio”, dice.

Por eso, además, hace clases como una forma de transmitir sus conocimientos y experiencias. Lo hace desde 1985, aunque con intermitencias. “Lo tuve que suspender por muchos años porque la vida diplomática nos llevaba a todos lados, y la verdad es que muchas alumnas que tuve en esa época no siguieron en ningún otro taller porque me decían: ‘No, mientras tú no vuelvas’. Entonces tengo alumnas que no se quieren ir y es muy lindo porque al final el taller que yo hago es a la antigua: un círculo de calidad. Ahora, llevo como seis años haciendo tutorías, guiando a artistas”.

En la actualidad, Luz María está embarcada en un nuevo proyecto. Es algo más ambicioso que lo que normalmente ha hecho, porque se ha visto en la obligación de aprender a usar programas computacionales. “Ahora estoy haciendo impresiones digitales que luego interfiero con óleo, paralelamente a mi pintura, que es muy lenta y muy llena de detalles”, concluye.

Reportaje de Arte Al Límite

http://www.arteallimite.com/noticias-perfil/luz-maria-williamson–a-la-luz-de-la-naturaleza