Exhibición "La Mujer en el Arte" en Museo Nacional de Bellas Artes

Exhibición “La Mujer en el Arte 1975” en el Museo Nacional de Bellas Artes

Exposición que revisa de manera crítica la muestra “La mujer en el arte”, realizada en 1975 en el Museo Nacional de Bellas Artes.

La exhibición rescata obras, documentos y archivos en torno a la muestra de 1975, que fue organizada por quien fuera entonces la directora del Museo, la escultora Lily Garafulic y la investigadora Rosa Abarca.

Con la curatoría de Gloria Cortés Aliaga (MNBA), y las historiadoras del arte Nicole González Herrera y Mariairis Flores Leiva; “La mujer en el arte 1975” busca dar cuenta de cómo los conceptos de “mujer” y “artista” fueron promovidos por la dictadura, y forma parte de las reflexiones iniciadas en torno a la muestra de la colección MNBA Luchas por el arte. Mapa de relaciones y disputas por la hegemonía del arte (1843-1933).

“El MNBA viene trabajando hace años desde la perspectiva de un enfoque de género y desde los feminismos, en función de revertir la histórica invisibilización y preceptos acerca del rol de mujeres en el arte, pero también haciéndose cargo de la historia institucional a partir de las ausencias tanto en las colecciones como en el ámbito de las exposiciones, la escritura, la gestión, entre otras cuestiones fundamentales para el desarrollo de un museo igualitario. Está exposición, en el marco de los 50 años del golpe, revisa críticamente la definición de estos cánones y la enunciación engañosa del concepto de libertad en un momento en que la lucha de las mujeres resulta fundamental para la justicia social y los derechos humanos”, expresa Varinia Brodsky, directora (s) MNBA.

La exposición “La Mujer en el Arte” se realizó en la Sala Matta del museo durante 20 días en el mes de septiembre de 1975, con motivo de la conmemoración del Año Internacional de la Mujer. Se exhibieron entonces 85 obras (pinturas, grabados, dibujos y esculturas), provenientes de colecciones públicas y privadas, creadas por mujeres artistas de distintas generaciones.

El Museo Nacional de Bellas Artes fue la institución organizadora junto a la Secretaría Nacional de la Mujer -organismo creado en 1972 durante el gobierno de Salvador Allende-. La directora del museo, la escultora Lily Garafulic, junto a Rosa Abarca (investigadora del museo), trabajaron arduamente en la muestra, junto a un equipo integrado por Mercedes Gaju (coordinadora de la Secretaría Nacional de la Mujer), Ángela Riesco (ayudante de investigación), Paz Romero (ayudante coordinadora) y Ernesto Muñoz (secretario coordinador).

La inédita investigación de Abarca se encontraba en los archivos del museo, revelando un importante trabajo de levantamiento de información en más de 40 páginas que recién hoy salen a la luz y que, finalmente, fueron cortados y resumidos brevemente en el catálogo original de la muestra. En sus páginas puede darse cuenta de los procesos de censura que pudo haber sufrido la investigación, así como la posición institucional sobre el arte contemporáneo, las manifestaciones artísticas vinculadas a la política, entre otras cuestiones fundamentales en el contexto del momento.

La exposición actual, montada en el segundo piso del museo, integra una selección de piezas de la colección exhibidas en 1975, junto a obras de artistas mencionadas en la investigación, pero que no se incluyeron en la muestra original a pesar de formar parte de la colección en ese entonces. Ante estos antecedentes, las curadoras se preguntan cómo operó el proceso de selección de artistas y quiénes quedaron fuera por cuestiones eminentemente políticas. Tal es el caso también de mujeres artistas que en ese momento trabajaban intensamente, pero que fueron apartadas del relato oficial.

Teninedo en cuento esto, la muestra está organizada en tres núcleos de sentido: las obras pertenecientes al MNBA que participaron en la exposición; las autoras mencionadas en el catálogo, pero que no fueron incluidas y las artistas que fueron apartadas del relato.

“A través de este ejercicio, queremos visibilizar no solo las omisiones inherentes al sistema artístico, sino evidenciar lo que ocurre reiteradamente con las mujeres y así crear un espacio de reflexión crítica, que desde el arte se expande a todos los ámbitos de la vida”, explican las curadoras.

En un gesto simbólico sobre las mujeres activistas y disidentes, se ha incorporado la imagen de la joven Mónica Briones, pintora y escultora asesinada en dictadura, siendo considerado el primer caso documentado de un crimen de odio lesbofóbico.

 

Desde el 29/Junio/2023 hasta el 31/Diciembre/2023

Ala norte, segundo piso, Museo Nacional de Bellas Artes

 

Fuente: Museo Nacional de Bellas Artes