La lírica aterriza en Frutillar, Pulso