Alyson Rosales: “En la vida a veces hay que tomar riesgos y sacrificar cosas para hacer grandes cambios”

La soprano Alyson Rosales, intérprete de trayectoria internacional, conversó con el Capítulo Chileno del National Museum of Women in the Arts tras su concierto en la Embajada de Chile en Estados Unidos, el pasado 29 de septiembre.

La artista residente en Stuttgart, Alemania, fue la ganadora de “Mujeres en la Música III” en 2019. Debido a la pandemia, este año finalmente pudo presentarse en un concierto íntimo en el que fue ovacionada y aplaudida por los presentes.

Para la cantante el 2020 fue un período de pausa y clases online, de mirar hacia adentro y conectar más con la espiritualidad, “la meditación se volvió vital en mi vida”. Alyson alcanzó a realizar su concierto de egreso justo antes de que comenzaran las restricciones por la pandemia y en febrero de 2022 obtendrá su maestría en la Universidad HMDK de Stuttgart.

¿Cómo fue presentarte en la Embajada de Chile en Washington DC? 

Me encantó la cercanía que se generó, y el recibimiento de la audiencia, entre los que estaban Drina Rendic, el embajador de Chile en EE.UU., Alfonso Silva Navarro, entre otras importantes personalidades, que escucharon con mucho respeto y total atención.

Creo que al final compartimos todos juntos el sentimiento de gratitud de ese lindo e intenso momento conectados con la música. La ovación de pie al final y tantas palabras de felicitaciones y gratitud no las esperaba. El hecho también de que mi padre estuviera acompañándome, al que no veía hace dos años, y que por primera vez estuviera presente viéndome cantar fuera de Chile, hizo que fuera aún más especial.

Será definitivamente un recuerdo que atesoraré en mí para siempre.

¿Cómo podrías describir los últimos dos años de tu carrera desde que ganaste el primer lugar en el certamen Mujeres en la Música III?

Mucho estudio, trabajo técnico, de repertorio, tiempo de conexión.

El 2020 fue casi sólo de estudio, con un par de intervenciones en conciertos online. El concierto en el NMWA fue cancelado y el de la embajada postergado para este año. También la Berlin Opera Academy debió reprogramar para este año, y se realizó en Suiza en vez de Berlín. Ahí canté Lauretta en Gianni Schicchi de Giacomo Puccini.

El primer premio en esta tercera edición del concurso fue un impulso para seguir con más ganas hacia adelante trabajando, un apoyo profesional, la oportunidad de conocer una pequeña parte de otro país, en el que no había estado antes, y poder entregar lo que me apasiona a más personas. Una excelente oportunidad de seguir desarrollándome profesionalmente.

¿Qué opinas de iniciativas como esta que buscan otorgar una plataforma para el desarrollo y la promoción del talento artístico femenino en Chile?

Me parece maravilloso, y siento que deberían replicarse mucho más. El arte cuando es oficio necesita de muchas horas de preparación, de trabajo para ser expuesto, es más que una pasión, es una manera de vivir. Y esta parte de la difusión es importantísima para las artistas, para que sus obras y su trabajo llegue a más personas que puedan disfrutar y deleitarse de su arte. Que ellas puedan seguir creando, y que sean también reconocidas como merecen.

¿Qué opinas de la escena nacional de mujeres intérpretes?

Veo que cada vez son más las intérpretes chilenas que se están empoderando y saliendo a la luz. En el ámbito de lo lírico, están abriéndose más plataformas para los artistas jóvenes, con iniciativas como esta, con el ópera estudio del Teatro Municipal de Santiago, entre otras. En Chile hay voces femeninas muy hermosas, con timbres únicos, y estas iniciativas, junto a la experiencia de estar más en el escenario, son muy valiosas para el desarrollo de las intérpretes y la creación de nuevas artistas chilenas. Es importante valorar el producto nacional y potenciarlo.

Cumpliste 7 años desde tu llegada a Alemania, ¿qué reflexiones se te vienen a la mente cuando miras hacia atrás?

Desde que tomé ese avión “a lo desconocido” (no había estado en Alemania antes), que mi ex maestra Ahlke Scheffelt y su familia hicieron posible, veo los valores que me entregó mi familia desde pequeña; el trabajar duro, el compromiso y la responsabilidad, la perseverancia, el amor por lo que haces y también a los tuyos, la resiliencia. Valores que también he visto replicado en mis maestros, mis mentores: Ahlke Scheffelt, Turid Karlsen, Javier Camarena.

Estos años han sido muy intensos en lo personal y profesional. Mi sentido de pertenencia, de ponerme metas futuras desde mi punto de inicio sin perder la cabeza, sigue vigente, y de mantener a las personas que quiero con esa misma convicción, eso es importante para mí.

¿Qué referentes femeninos tienes en la ópera?

Tengo muchas según lo que esté cantando y el estilo. Me gusta escuchar a Renata Scotto, Victoria de Los Angeles, Montserrat Caballe, Leontyne Price, Maria Callas, Diana Damrau, Natalie Dessay, Jessye Norman, entre otras.

¿Qué le dirías a las futuras Mujeres en la Música que quieran atreverse a pisar escenarios fuera del país?

En la vida a veces hay que tomar riesgos y sacrificar cosas para hacer grandes cambios. Les diría que con miedo y todo se atrevan. Que se enfrenten a desafíos nuevos para crecer. Que crean en ellas mismas y en su propia intuición o aprendan a hacerlo con la experiencia, preparándose en todos los sentidos para seguir creciendo, poniéndose metas a corto y largo plazo. Y siempre que vayan adelante.

Si quieres conocer más sobre la intérprete te invitamos a leer la entrevista que le hicimos hace dos años.